The news is by your side.

17 de noviembre de 1972. Perón vuelve y llega

0
17 de noviembre de 1972. Perón vuelve y llega.
Jesús María «Tito» Plaza

Por Jesús María «Tito» Plaza. Ciudadano Ilustre de la ciudad de La Plata.

Su intento de retorno en 1964, en el «avión negro», frustrado por el gobierno radical de Humberto Illia, puso en marcha la maquinaria emocional de los sectores juveniles de la época. Ése intento que hizo que el General Perón, que terminó regresando desde Brasil a España, fue producto de lo que se dió en llamar «la resistencia peronista», en su lucha por la vuelta del «Tirano prófugo». La lucha de los trabajadores contra el régimen la Revolución Fusiladora y la traición del presidente Arturo Frondizi, dejó sembrada la simiente, del mítico «luche y vuelve» de las juventudes de aquellos años.

Nace la Juventud Peronista, la guerra fría propicia en el mundo el crecimiento del socialismo, la Revolución Cubana, el Mayo Francés, el levantamiento de obreros y estudiantes en el «cordobazo», la masacre de Trelew, el nacimiento de la organización Montoneros, que secuestra y ejecuta a el fusilador, Pedro Eugenio Aramburu, las huelgas universitarias en todo el país, el contacto permanente de Perón con sus mensajes desde Puerta de Hierro, las visitas de políticos argentinos a Madrid, el viaje de Isabel Perón a la Argentina para frenar en las urnas, el intento de un peronismo sin Perón, el acuerdo de los partidos políticos en «la hora de los pueblos» y el retroceso político del Onganiato, con la presidencia de Lunuse debilitada, permitió que la culminación del exilio de Juan Domingo Perón, se produjera a casi dos décadas de la caída de su gobierno justicialista, el 17 de noviembre de 1972.

Cómo se ha dado siempre en éstas fechas, habrá diluvio de conceptos míticos, de discursos épicos, de actos políticos aún en la pandemia, de frases en los medios de comunicación, emotivas, justas y altisonantes, de una conmemoración festiva y motivadora, del producto comprometido de varias generaciones de militantes, cómo el resultado positivo de aquello que el «Viejo» caudillo bautizó cómo «trasvasamiento generacional».

17 de noviembre de 1972. Perón vuelve y llega.

Quizá una sóla anécdota real, sea suficiente para destacar el por qué de una militancia efectiva. Quizá en ésta anécdota de vida, pueda yo hacer sentir esa etapa de compromiso con la Patria y las ideas…

«Bocha, arranco ahora por la madrugada en tren, con un grupo de compañeros, queremos llegar al Ezeiza cueste lo que cueste ¿venís con nosotros?»

«No puedo, hermano, tengo que estar preparado para tomar la Municipalidad, sí lo secuestran a Perón en el aeropuerto»

«Pero, ¿tanta lucha, tanto quilombo armado, para no ir a recibirlo?»

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.