$ s

Falló la Corte?

Por el Dr. Osvaldo Dameno

Los problemas judiciales conviven con una realidad de excesos, dicotomías e incoherencias. Como en el emblemático Cambalache se suceden postergaciones a los jubilados, libertad de pesos, Vicentin, cuarentena, quema de silobolsas, inseguridad, clausuras salvajes en accesos a provincias y municipios, tomas y usurpaciones, movimientos sociales sin control, no inicio de clases, pobreza, quebrantos, anuncios de vacuna para todos, carta de la vicepresidenta al presidente, funcionarios que no funcionan etc.

La Justicia transita su propio Calvario. El Consejo de la Magistratura avanza contra jueces trasladados, el procurador está bajo asedio, la Corte es interpelada por el presidente y afronta la intención de aumentar el número, hay proyectos de reforma judicial y cambios de leyes etc. Todo urgente como si en ello estuviera en juego la existencia del país. Como si no hubieran otros problemas más graves y acuciantes.

Falló la Corte?

En este contexto el máximo tribunal tuvo que fallar respecto al caprichoso cuestionamiento al traslado de tres jueces que tuvieron que intervenir en causas sensibles al poder. Y apretado por la circunstancias, falló.

La parte central de la sentencia es la confirmación de los jueces, pero provisoriamente. Una victoria pírrica para los magistrados que ahora son provisorios, como los subrogantes. La independencia de los jueces ha quedado herida de muerte. Desde hace más de sesenta años los traslados fueron un modo habitual y aceptado para vacantes. Nadie planteó nunca que no fueran definitivos. Ahora no lo son. Ahora se harán nuevos concursos para estos cargos.

Es verdad que la Constitución establece un camino de designación y una práctica inconstitucional no puede generar derechos. En este sentido puede ser virtuosa la decisión del máximo tribunal. Pero existe el contrapeso de su aplicación retroactiva, que afecta la seguridad jurídica y la endeble independencia de la magistrados.

Hay momentos positivos del fallo, como la ratificación de su rol de último intérprete de la Constitución frente a los otros poderes, afirmación dirigida evidentemente al Senado y al Consejo de la Magistratura. También la declaración de inconstitucional de lo actuado por el Consejo y la asimilación entre los traslados y las transformaciones de tribunales, lo que pone en severa cuestión la reforma judicial que el gobierno quiere.

Falló la Corte?

Por último, entre treinta y setenta concursos tendrán que llevarse adelante y algunos jueces no podrán volver a su despacho original porque el cargo ya está cubierto. Sobre esto nada dijo la Corte.

La Justicia argentina está salpicada por la triste realidad. Anda como puede, a los tumbos y soporta muchas cosas, de adentro y de afuera y presiones y sospechas a veces fundadas. Pero es la última trinchera que puede frenar los excesos, los abusos, la violencia, el atropello. La gente honrada lo sabe. Hay muchos jueces, fiscales y funcionarios probos y dignos de admiración y reconocimiento. En ellos confiamos.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *