$ s

Graciela Alfano blanqueó un trío con Macri, poliamor con Maradona y fuego con Menem

A sus 67 años y con un físico todavía envidiable, la ex vedete top fue un programa de TV y prendió el ventilador, asegurando que en sus épocas de conductora de El Periscopio, allá por mitad de los noventas, se enfiestó con el mejor futbolista y el peor presidente de la historia.

Graciela Alfano nació el 14 de diciembre de 1952 en CABA, y en los setentas hizo furor en la TV y los teatros, deslumbrando con una belleza impactante y una inteligencia poco común.

MASSERA SE COMIÓ EL HELADITO

Los jerarcas de la última y feroz dictadura militar sucumbieron a sus pies ofreciéndole todo lo que un hombre caliente puede ofrecerle a una bellísima mujer.

Una versión muy conocida indica que el mismísimo diablo se posó sobre sus nalgas radiantes en los calientes años oscuros. El jefe de la Marina, el todopoderoso almirante Emilio Massera le habría entrado como peronista al choripán.

Luego pasaron por su vida y especialmente por su cuerpo, infinidad de empresarios, políticos, actores y siguen las profesiones de bolsillo amplio. Pero dos de las que nos interesa rascar son las que involucran al Cartonero Báez y a Pelusa, dos archienemigos en la vida, en Boca y en la política, que sin embargo hundieron su puñal en el mismo corazón durante los mismos años: los ostentosos y menemistas ´90.

UN GATO FIESTERO

Mauricio Macri se comió ese caramelito de menta y miel allá por 1995, cuando ella rompía el rating y los bolsillos de ricos conduciendo El Periscopio, un mítico programa diario de la tarde en la atrevida pantalla de América TV.

Tan lejos fueron en su lujurioso affaire, que el hijo de Franco, antes de refundar Boca y refundir la Argentina, le clavó un trío con su íntimo amigo Niky Caputo (ex presidente del Banco Central) a la blonda conductora.

“Habíamos ido a un departamento de un amigo de él en el que nos encontrábamos. (Mauricio) tenía una entrevista con alguien mientras estaba conmigo. Entonces, me dice ‘mirá, me voy del cuarto, voy a atender a una persona un rato. Luego regreso’. Y a mí, como buena vida, no me dejás esperando. Seas quien seas. Entonces, dije ‘yo me voy’”, contó.

“Cuando voy a agarrar mi ropa, me acuerdo que había hecho un striptease en el living y que había quedado ahí. Y en el cuarto estaba la ropa de él», agregó. Ante este percance, decidió salir por la puerta de atrás del departamento vistiendo las prendas de Macri e incluso tomó su billetera para pagar el taxi que la trasladó hasta su casa.

DIEGOTE, EL MÁS DULCE

Y como si esto fuera poco, en esos vertiginosos y calientes años menemistas, faranduleros y atrevidos como ninguno en la bizarra historia argentina, la arquitecta que nunca ejerció su profesión, construyó castillos de arena y dólares enloqueciendo al ahora DT del Lobo (Gimnasia y Esgrima La Plata) y mejor entre los mejores del mundo, Diego Armando Maradona.

“A las dos de la mañana el señor de seguridad (del edificio en el que vivía) me dijo: ‘Está la camioneta con el señor Maradona y un oso gigante que dice te quiero’. Miré por el balcón, que no era un piso alto, y lo veo ahí. Y bajé, ya estaba sin maquillaje. Terminamos en la plaza San Martín, hablando hasta las seis y pico de la mañana. Charlamos pero no nos besamos”, contó Gracielita del pueblo rico.

“Lo que quiero decir, y no es solo en relación a lo sexual, es que una cosa es Maradona en tercera persona y abre las alas y es hasta un ser mítico, un dios del Olimpo, y otra cosa es Diego, un ser cálido, amable, humilde, cariñoso, paciente y laburante”, contó, pícara, entre risas.

MENEM TAMBIÉN LO HIZO

El ex presidente y actual senador vitalicio Carlos Saúl Menem fue sin dudas el mandatario más fiestero y farandulero que conocimos los argentinos. Y como no podía ser de otra manera, la Alfano desenfrenada y hermosa de los noventa lo deslumbró hasta decir basta.

“Cuando fue elegido presidente, hicimos un asado para la prensa extranjera en el campo de quien era mi marido, Enrique Capozzolo y yo me senté al lado de Carlos. Ahí me empezó a tirar onda, tuvimos un contacto y unas amigas me decían ´este hombre está muerto de amor con vos´. Más adelante se fueron dado los encuentros. Mi historia con él fue única”, confesó la vedette.

Entre otros detalles, dijo: “Yo fui única en su vida, era muy fogoso conmigo. Me ofreció mudarme con él a Olivos. Quería seguir casa, pero me asusté», agregó sobre ese momento, recordando que había sido cuando «Zulema se fue de Olivos con sus hijos».

“Él estaba enamorado de mí, las personas que nos rodeaban me lo decían. No podíamos estar juntos en un eventos, porque las miradas eran… Yo se la hice muy difícil. Yo estaba casada en ese momento, pero ustedes saben que la fidelidad no es mi fuerte”, explicó Grace.

Y otro día te contamos la de Palito…

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *