$ s

Cura abusador protegido por un fiscal y el obispo de Iguazú?

Cuando Tucho llegó como Arzobispo a La Plata, se topó con una verdadera cofradía de ultraderecha que manejaba la Iglesia y los hilos de gran parte del círculo rojo local. El cura Sidders era parte de ese entramado y sus amigos de entonces no le sueltan la mano. El grupo lo regenteaba Aguer, con Baisi como mano derecha y Garganta como brazo en la Justicia. Hoy todos ellos se desviven por ayudar a la oveja violeta de ese rebaño. Baisi se lo llevó como secretario a Iguazú, Garganta avala que vaya preso a casa de su hermana y Aguer, discrerto como siempre, supervisa que todo esté bien. Por otra parte, en la vereda de enfrente, el obispo Fernández estaría re caliente.

Cura abusador protegido por un fiscal

Cura abusador protegido por el fiscal Garganta y el obispo de Iguazú? La noticia fría y concreta dice que la Justicia le otorgó el beneficio y privilegio de la prisión domiciliaria al sacerdote Anatoly Sidders, quien había sido detenido en el marco de una denuncia por abuso a una pequeña cuando se desempeñó como capellán en el Colegio San Vicente de Paúl entre 2004 y 2007.

Según la presentación de sus abogados, el sacerdote acusado de abusos sufre problemas de salud. Además, agregaron que «está estresado y tiene que ingerir vitamina B12«.

Ave María Purísima: Sidders en su programa de TV, en una edición correspondiente al 18 de mayo de 2015.

La medida fue llamativamente acompañada por el fiscal de la causa, Álvaro Garganta. De acuerdo con el escrito que presentó el abogado del cura, el acusado pidió continuar con la detención en su casa porque “se encuentra estresado y requiere ingerir vitamina B12”.

En ese marco, los letrados de Sidders afirmaron que hace tres años sufrió problemas cardíacos. Afirman que durante su residencia en Misiones, no concurrió a ningún centro de la región de la Triple Frontera porque no existe ninguno, tanto público o privado, con los recursos necesarios.

Allí, en la provincia colorada del norte argentino, se desempeñó bajo las órdenes del flamante Obispo de Iguazú, Nicolás Baisi, ex obispo auxiliar de La Plata y hombre extremadamente cercano al ultraderechista prelado emérito Héctor Rubén Aguer, quién trajo a Baisi a La Plata.

Cura abusador protegido por un fiscal

De esta forma, sin cumplir quince días tras las rejas, el cura acusado de abuso sexual de una menor solicitó continuar la prisión preventiva en la vivienda de una hermana, en la localidad bonaerense de Pilar. Cura abusador protegido por el fiscal Garganta y el obispo de Iguazú?

Cabe señalar que la Justicia había ordenado la detención de Sidder luego de luego de varias semanas de investigación en las que declararon la denunciante y otros testigos.

Además, durante el inicio de la instrucción judicial, las abogadas de la «víctima directa» solicitaron judicialmente que se prohíba la salida del país del acusado.

Sostuvieron que existen riesgos procesales como «entorpecimiento probatorio» y «fuga«, ya que en ese momento cumplía funciones en la triple frontera.

Por su parte, la abogada denunciante, Pía Garralda, se opuso a los requerimientos del acusado y consideró: “Su solicitud y la presión del Arzobispado de La Plata que viene maniobrando intensamente sobre la causa se produce horas después de que el acusado involucrara en su declaración al Obispo Emérito, Héctor Aguer, y al sacerdote Bernardo Conte Grand, denunciado públicamente en 2014 por padres y madres del colegio San Juan Bautista por conductas inapropiadas con menores de edad”.

Cura abusador protegido por un fiscal

Y agregó: “Nuestro planteo se basó en que Sidders tiene tan solo 59 años, y que las cuestiones de salud que imprecisamente invocó son atendibles en cualquier cárcel , recordando el pedido de prohibición de salida del país solicitado por nuestra parte, ya que no se justificó tanto desde el la Iglesia Católica ni desde el Ministerio de Seguridad cuál era la función eclesiástica o pública que (el religioso) cumplía en la Triple Frontera, donde tuvo y tiene los recursos para fugarse y frustrar el proceso”.

Sidders fue capellán general del colegio San Vicente de Paúl. Según la denuncia entre los años 2004 y 2007 abusó de la denunciante que hoy tiene 27 años.

Cura abusador protegido por un fiscal

Al día siguiente de la presentación judicial, el obispado de Iguazú defendió a Sidders y dijo que la denuncia se basaba en «fake news«, es decir, una falsa noticia. Cura abusador protegido por el fiscal Garganta y el obispo de Iguazú?

En esa misma jornada, la curia platense emitió un comunicado dirigido a los fieles de la comunidad arquidiocesana y el arzobispo Víctor Manuel Fernández pidió que Sidders no tuviera contacto con menores mientras es investigado.

EL CASO

La presentación judicial fue formalizada por las abogadas Pía Garralda y Claudia Ferrero, después de varios días en que habían circulado por redes sociales acusaciones contra el cura por supuestas actitudes ofensivas, especialmente contra mujeres, homosexuales y chicos de condición humilde.

La causa quedó radicada en el juzgado de Garantías 2 de La Plata a cargo de Eduardo Silva Pelossi y en la UFI N° 11 conducida por el fiscal Álvaro Garganta.

La denuncia indica que los abusos se habrían producido entre los años 2004 y 2007, cuando la presunta víctima tenía entre 11 y 14 años, aunque señala que un hecho de «abuso sexual agravado» ocurrió cuando la denunciante tenía 13 años.

También sostiene la demanda, que ante la reiteración de episodios, la chica intentaba evitar todo encuentro con el religioso y que durante el último año dejó de asistir a clases.

Sidders dejó la ciudad a fines de junio último para dirigirse a la provincia de Misiones, donde cumple funciones como secretario del obispo de la diócesis de Puerto Iguazú, Nicolás Baisi, que entre abril de 2010 y mayo de 2020 ofició como obispo auxiliar en La Plata.

Cura abusador protegido por un fiscal

“Tierra de jesuitas”

Una semana antes de asumir en Iguazú, el viernes 19 de junio, Monseñor Baisi se despidió de la Arquidiócesis de La Plata, donde ejercía como auxiliar desde hace una década, con una misa en la Catedral local.

Monseñor Baisi, el actual obispo de Iguazú, ex auxiliar de La Plata durante una década y actual protector de Sidders.

Allí, agradeció “al papa Benedicto XVI que me llamó al episcopado y al papa Francisco que me encomendó la Diócesis de Puerto Iguazú, donde los jesuitas hicieron tanto y en donde espero poder seguir el ejemplo de tantos grandes jesuitas que trabajaron allí”, expresó. Fuente: 0221.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *